El extraño sabor de las viandas

7 febrero, 2011 § 10 comentarios


Confío en que el que haya viajado alguna vez en un micro de larga distancia o en avión coincidirá conmigo.

Sin importar lo grande que sea el asiento o el lugar para estirar las piernas, siempre llega el momento en el que descubrís que es un molde demasiado cuadrado para tu culo y te comenzás a aburrir. Ese estado de ansiedad se incrementa si el viaje se realiza durante la noche y llega la hora de la cena. La azafata tiene todo calculado y cuando comienza a ver las primeras caras de impaciencia reparte las viandas.

Esa combinación de alimentos -de dudosa procedencia- dispuestos en un plástico con diferentes compartimentos, cuchillo y tenedor del mismo material, es lo único que tenés antes de ver la película más mala que viste en años. (La industria del cine para ver en colectivo esta en su mejor momento)

Un espacio es dedicado a un mini pebete, sal y mayonesa. Otro para el postre cuyas variedades van desde un mini brownie hasta un pequeño flan totalmente libre de gotas de caramelo.

Un compartimento mediano es ocupado por dos fetas de mini fiambre que lo único que hace es incrementar las esperanzas sobre el espacio mayor, el que permanece vacío durante unos minutos hasta la segunda pasada de la azafata por los asientos.

Todo cambia hasta que es ocupado por una caja de papel aluminio que transporta la comida caliente. El arroz con pollo viene por default en muchas empresas y no importa la cantidad de veces que viajes, nunca te tocará comer la pata.

Sin embargo, no te desilusiones si esta opción no es de tu agrado. Lo peor que podría pasarte es ser el destinatario de los fideos con los ingredientes más indescifrables en stock.

En ese caso preferirás la comida de astronauta (cuando se caracterizaban por no tener la “explosión de sabor” de la que hoy se ufanan).

Así serán las viandas en el futuro, cuando alguien de una empresa de transporte lea mi blog

Anuncios

Etiquetado:

§ 10 respuestas a El extraño sabor de las viandas

  • Natty dice:

    A mi nunca jamás me dieron tanta comida en un viaje!!

  • Sil :B dice:

    ¿Ves por qué no me voy de vacaciones?

    Encontré la comment box, felicitame.

  • Pablo dice:

    Eso sin contar, claro, la “bebida” (las comillas son adrede) del micro, ese algo -no me atrevo a definirlo siquiera como líquido- que sale de esa cosa -que tampoco me atrevo a definir como máquina-.

    Su perniciosa acción va en un abanico que comprende, desde el efecto diurético (si tuviste suerte), hasta la muerte misma, pasando por nauseas, dolor de cabeza o fractura expuesta de fémur (?).

    • Fernanda dice:

      En Twitter estamos todos locos y si no es así, que me parta un rayo!
      Gracias por comentar, soy feliz leyendo comentarios XD

  • Lupinto dice:

    A pesar de su carácter prominentemente plástico, cuando llega la vianda la parte judía de mi genética me obliga a ponerme feliz y comerla sin dejar sobras.
    Fui educada en la corriente “a caballo regalado…” (aunque no sea regalado porque pagaste pasaje).

    • Fernanda dice:

      A mí me pone mal XD
      La última vez el azafato me preguntó: “No te gustó la comida que cociné?”, lo miré a los ojos y le dije “No”.
      No puedo ni siquiera mentir!
      Yo le miro los dientes a todo, no puedo evitarlo jaja
      Gracias por comentar!

  • maurodippolito dice:

    A mi en un Plusmar me dieron una Alfajor Jorgito, una cepita, dos o tres sandwiches de miga, un cabsha y había maquina de café gratarola – se q me dieron más cosas pero no me acuerdo-. Interesante. En mi olvidable viaje a Bariloche no me dieron nada pero dieron Miss Simpatía 2 TODO UN LUJO (?).

    • Fernanda dice:

      A mi me hicieron ver la película de unos negros gangster que peleaban en la calle. Una negra era adicta a la heroína y era la bitch del negro gangster más ‘jo puta.
      Hablaban todos como P. Diddy así que imagínate tú!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El extraño sabor de las viandas en Décontracté.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: